Show simple item record

dc.creatorBarceló, Alfonso; Universidad de Barcelona
dc.date2001-04-30
dc.date.accessioned2013-01-22T14:49:48Z
dc.date.available2013-01-22T14:49:48Z
dc.date.issued2013-01-22
dc.identifierhttp://www.revistas.una.ac.cr/index.php/economia/article/view/1314
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/11056/3614
dc.descriptionLas ciencias sociales padecen esquizofrenia aguda en su tratamiento de la racionalidad. Tenemos, a un extremo, a los economistas, que atribuyen al hombre económico una racionalidad absurdamente omnisciente. El hombre económico dispone de un sistema completo y consistente de preferencias, que le permite elegir siempre entre las alternativas que se le presentan; se da siempre perfecta cuenta de lo que son estas alternativas; no existen límites en la complejidad de los cálculos que puede realizar para determinar qué alternativas son mejores; los cálculos de probabilidad no le asustan ni encierran misterios para él. Durante la última década este cuerpo de teoría ha alcanzado, en relación con las situaciones de juego competitivo y la toma de decisiones en situación de incertidumbre, un estado de refinamiento tomístico que posee considerable interés normativo, pero escasa relación discernible con el comportamiento real o posible de los seres humanos de carne y hueso.
dc.formatapplication/pdf
dc.languagespa
dc.publisherEscuela de Economía
dc.relationhttp://www.revistas.una.ac.cr/index.php/economia/article/view/1314/1234
dc.sourceEconomía y Sociedad; No 15 (2001): APORTES PARA UNA ESTRATEGIA DE REDUCCIÓN DE LA POBREZA EN COSTA RICA
dc.subjectRacionalidad, hombre económico, comportamiento, organización.
dc.titleEn recuerdo de Herbert Simon (1916-2001)
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/article
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/publishedVersion
dc.typeArtículo revisado por pares


Files in this item

FilesSizeFormatView

There are no files associated with this item.

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record