El ICAT fue el resultado de la confluencia de dos programas desarrollados por el Decanato del CIDEA a mediados de los 90s; el Programa Cultural, Arte e Identidad (PROCAI) y un programa denominado VIDEO-UNA. Estos programas respondían a dos inquietudes de las autoridades del CIDEA en ese momento y a ejes estratégicos que estaban planteados tanto a nivel de la Universidad Nacional (UNA) como país