La Escuela de Danza de la Universidad Nacional es la única instancia en Centroamérica y una de las pocas en Latinoamérica y el Caribe con nivel universitario que ha asumido durante aproximadamente tres décadas la responsabilidad de formar profesionales en danza. De ahí que dentro de sus graduados ha tenido numerosos estudiantes extranjeros, incluso a nivel europeo.